Mitos y Leyendas del mundo

Según del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española un Mito tiene varios significados; en el ámbito que nos compete en este momento, tenemos tres significados que tienen alguna relación entre ellos, por lo que cualquiera de ellos nos resultará válido para entender la diferencia entre Mito y Leyenda.

 

Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.

Historia ficticia o personaje literario o artístico que condensa alguna realidad humana de significación universal.

Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen.

 

Así vemos que en el terreno de la mitología, cualquiera de las tres opciones es válida.

Sin embargo, en este terreno, Leyenda sólo tiene una definición:

 

Relación de sucesos que tienen más de tradicionales o maravillosos que de históricos o verdaderos.

 

En todas las partes del mundo existen Mitos y Leyendas que se han ido transmitiendo generación tras generación; pero que poco a poco se van perdiendo. Con estas narraciones intentaremos retomar algunos para que no se queden en el olvido, pues forman parte tanto de nuestras tradiciones, como creencias así como de la cultura de nuestro país.

Uno de los lugares donde existen más seres mitológicos y leyendas dentro de España, son las provincias del norte de la península; quizás porque sus tierras llenas de vegetación, su clima frío y húmedo gran parte del año y sus bosques, invitan tanto a creer en cosas como a reunirse en familia y contar cuentos que ya oímos de nuestros abuelos y que transmitiremos a nuestros hijos en esas noches frías de lluvia, cuando en el silencio se escucha cualquier ruido y las sombras de los árboles moviéndose al ritmo del viento nos invita a sospechar que algo o alguien nos ronda cerca ¿Qué podrá ser? Pues cualquiera de los seres que se dice por allí abundan.

Los más conocidos dentro de la mitología asturiana son los “Trasgu” y las “Xanas”; pero hablaremos de muchos otros de los que aún se habla: Las Ayalgas, El Busgosu, Las Bruxas, El Cuélebre, La Guaxa, La Güestia y otros muchos más.

 

 

  ayalga-3.jpg

 

 

Las Ayalgas.

 

 

Son mujeres hechizadas que se han convertido en ninfas que guardan inmensos tesoros, bajo el atento control del “cuélebre”. Viven en palacios, grutas o ruinas. Debido al hechizo consiguen comprender el idioma de los animales y las plantas. Son mujeres jóvenes y hermosas con largas melenas rubias y vestidas con mantos blancos, su cabeza y torso va adornado con flores que se dice, huelen de una forma extraordinariamente deliciosa cuando las Ayalgas se mueven.

Se dice, que en la noche de San Juan, sale una luz rojiza de la entrada de los lugares donde viven las Ayalgas y esta luz, llamará la atención de los hombres; el que tenga suficiente valor para acercarse deberá arrojar una vara de sauce y la luz rojiza se volverá azul para luego desaparecer dando lugar a una preciosa Ayalga, ésta arrojara el extremo de su cinturón de flores al hombre introduciéndolo en su morada y colmándole de los tesoros que allí guarda, regresándole después a la salida y desapareciendo ella.

Se cuenta que si el hombre es casado, la Ayalga conseguirá que su mujer le profese amor eterno y, si es soltero pronto conocerá una mujer que le querrá con todo su corazón.

Según dice la mitología asturiana, desaparecerá el hechizo de la Ayalga y  regresará a la vida mortal  si logra enamorar un hombre que acabe con el “cuélebre”.

 

El nombre de Ayalga procede de “hallazga” o “hallazgo”, y los Asturianos convirtieron el hallazgo en un ser mágico y lo integraron en su mitología. Son una variante de las Xanas, pero se diferencian de éstas en que se trata de seres humanos que han sido hechizados. Los cuélebres que custodian los palacios, grutas, etc donde viven las Ayalgas, se aletargan únicamente durante la noche de San Juan.

Las zonas de Ayalgas por excelencia son los Concejos de: Morcín, Riosa, Belmonte y Allande. Y en las zonas de Somiedo y Teverga a las Ayalgas se las denomina “Changas”.

 

 

 ayalga 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

La leyenda de la Ayalga.

 

 

……"No siempre fue Laura una Ayalga. Nació mortal, y como mortal vivió hasta los diecinueve años. Su madre la había advertido de que corrían tiempos de Cuélebres, el monte se hallaba infestado de ellos, como si allí hubieran establecido su Reino esas criaturas llegadas de nadie sabía dónde.

Y todas las mozas, como Laura, sabían que los Cuélebres adoran la música.
Como ningún humano se acerca a esas monstruosas serpientes, pasan décadas añorando el sonido de la música. Laura adoraba la música, los prados, las riberas del río, el monte, las flores… Dotada del encanto y belleza de una Xana, bien podía ser fácil presa de los Cuélebres, a juicio de su preocupada madre. Por eso, si bien la belleza y dulzura de su hija no eran cosa de "remedio", sí lo era, el mantenerla ignorante del manejo de cualquier instrumento musical… Y lo consiguió durante dieciocho años.
Más, el día del diecinueve cumpleaños de Laura, un amigo la festejó con un concierto….
y tanto le gustó su música a la joven, que le rogó a su amigo le regalara aquél instrumento, capaz de hacer magia con sólo tres cuerdas. Su amigo, que había construido por sí mismo el rabel, se sintió feliz de poder cumplir el deseo de Laura… y le entregó el rabel.

Laura, temerosa de la reacción de su madre, si se presentaba en casa con el rabel, decidió esconderlo tras unas peñas en la ladera del monte. A salvo ya, de las recriminaciones maternas, Laura acudía cada día, sola, a buscar su preciado rabel… y practicaba cada día, hasta llegar a arrancarle las notas más dulces, que rabel alguno pudiera contener en su caja de cerezo. Pulsaba un día las cuerdas, dando vida a las notas, creando historias, ensoñando sus imágenes, cuando… Unas zarpas llenas de escamas la alzaron en vilo y la alejaron de la falda del monte. Laura despertó de su desmayo entre las ruinas de un palacio, habitado por Cuélebres. Inmediatamente supo lo que de ella se esperaba…. que tocara su rabel, sin pausa ni descanso, para deleite de los monstruos.

También supo entonces que no podía negarse, pues sobre ella, por obra de las zarpas del Cuélebre, había caído un hechizo…. ¡¡¡ahora, era una Ayalga.!!!
La vida de Laura transcurrió, a partir de entonces, entre notas de rabel, cada vez más tristes y melancólicas. Y el gesto de su rostro se transformó en una tristeza y amargura infinitas… Privada de la compañía de ser humano alguno, prisionera entre muros rezumantes de humedad y siempre a punto de desplomarse sobre ella…
Laura abandonaba su mortalidad, para convertirse en otra cosa… no-mujer, no-humana; tampoco ser mágico…..Pero descubrió que, con el hechizo, algunos dones le habían sido otorgados…. A fuerza de la imposibilidad de comunicarse siquiera con los Cuélebres, Laura contaba sus tristezas a las plantas y flores que crecían entre el musgo de las piedras del palacio… y las plantas llegaron a entenderla… y a responderle…. De su comunión con las plantas, le nació a Laura, un ceñidor de flores en torno a su cintura… y una corona de violetas vistió su frente…..Pasaron los días, los meses… sin más compañía que su rabel, sus amigas plantas… y la invisible presencia de los Cuélebres, siempre urgiendo, sin gestos, sin palabras…. ¡¡¡música, más música!!!!
Y llegó la primera noche de San Juan desde su secuestro….Laura escuchó un silencio inusitado en el palacio….en sus alrededores… y preguntó a las plantas la razón:
- "Los cuélebres duermen. Siempre les pasa esta noche del año"…. "Ahora es tu oportunidad para escapar"…

- Pero… ¿dónde iría?… ni siquiera sé en qué lugar me hallo… nunca había visto este palacio… ¡no sabré regresar a mi casa!"….lloraba Laura….

-"¡¡¡Confía, confía!!!…. Susurraban las plantas…

Y Laura decidió hacerles caso. De puntillas, por no despertar a los Cuélebres, salió por vez primera a la noche estrellada, a la luna llena. Y con su rabel, firmemente apretado bajo un brazo, Laura corrió, lo más rápido que pudo, para alejarse lo antes posible del palacio y de los Cuélebres…..Pero algo en ella estaba ocurriendo… se sentía cada vez más ligera y, al tiempo, llena de brasas….Y era cierto…. se hacía pequeña, pequeña, luminiscente, incandescente… una brizna de fuego, una chispa fatua… Perdida, asustada de la nueva transformación, Laura vagó entre los árboles….Posada en sus hojas, picando el aire hasta el suelo, buceando en los maizales… desesperada por hallar un camino, una razón, una escapada……Alguien, camino de la hoguera de San Juan, vio ese diminuto fuego fatuo … Despegar, aterrizar, levantar el vuelo, posarse de nuevo….. Tan errático que se le imaginó un potencial peligro para la cosecha, para las casas cercanas……Diego se armó con una estaca de madera y atacó a la chispa, para neutralizarla antes de que prendiera algo……Y sucedió algo muy extraño…..acertó a la pequeña brasa y… en lugar de apagarla, cayeron sobre él un montón de cenizas… Mientras, extrañado, Diego se sacudía las cenizas, éstas se separaban de él y se arremolinaban, como queriendo formar un dibujo….. Y cuando terminó de formarse, Diego comprobó que habían creado una hermosa doncella, con un rabel bajo el brazo… Diego, pensó de inmediato que había topado con una Xana, nada de extrañar en una noche mágica como la de San Juan, pero, antes de que pudiera preguntar a la desconocida, ésta le ofreció, en silencio, uno de los extremos de su ceñidor de flores…. Aún consciente Diego, de que podía tratarse de una trampa, y terminar su historia en el fondo del río, decidió arriesgarse, pues era mucha la tristeza que manaba del rostro de la doncella…. Tirando del otro extremo del ceñidor, Laura condujo a Diego hasta el Palacio de los Cuélebres. Allí, viéndoles aún dormidos, Diego armó un gran estruendo para que despertaran y huyeran de su presencia, para siempre… liberando así a La Ayalga.
Fue así como Laura, recuperó su naturaleza mortal y… volvió a casa, de la mano de Diego.
Tal vez se enamoraron, tal vez se casaron y tal vez algún día Laura olvidó su tristeza y pudo volver a ser La Niña Sol, que siempre había sido"….

 

 

 

 

 

 

 

Por DOLORES LOYZAGA
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados